Último día del viaje: paseo por Montserrat

Último día del viaje: paseo por Montserrat

Resulta un poco frustrante mirar la página en blanco sin saber qué escribir, sobre todo cuando en tu cabeza hay millones de cosas por contar. Quizás en este caso esté relacionado con lo que tenía planeado relatar: el paseo a Montserrat en mi último día en Barcelona.

Es que ese lugar, con sus increíbles vistas, invita al silencio, a la quietud, a dejar la mente en blanco por un tiempo y limitarse a contemplar.

El viaje comenzó temprano. Junto con Nacha tomamos el metro hasta Plaça Espanya y desde ahí tren de la línea R5, que en un viaje de un poco más de una hora nos depositó en la estación Monistrol de Montserrat, a 50km del ruido de la ciudad. Los paisajes que se dibujaban en el camino me recordaron en cierto modo a los que había visto desde el tren a vapor que va de Fort William hacia Mallaig, en Escocia. El paseo ya se ponía bueno.

Seguir leyendo “Último día del viaje: paseo por Montserrat”

Anuncios

¡Dios te salve, Gaudí!

¡Dios te salve, Gaudí!

-“No sé si vale la pena pagar la entrada, ni siquiera está terminada”.

Esas fueron, más o menos, las palabras que pronunció Andrea cuando llegamos a la Sagrada Familia. Era julio de 2006. Fue mi primer viaje al exterior y yo visitaba a mi familia que hacía cuatro años vivía en España. Mi tía decidió regalarnos, a mí y a mi prima, un mini viaje a Barcelona, donde Andrea, amiga de la familia, nos esperaba con los brazos abiertos.

Visitamos el Mediterráneo, la rambla del mar y Maremagnum, Las Ramblas, el Mercat de Sant Antoni y la Sagrada Familia. Yo tenía conocimiento de que semejante construcción era uno de los íconos de la ciudad catalana. Y si verlo desde afuera era un espectáculo, no me imaginaba lo que sería por dentro.

Seis años y seis meses tuvieron que pasar para que dejara de imaginármela. La basílica de la Sagrada Familia es simplemente abrumadora y si yo fuera Jesús, lloraría hasta el cansancio por semejante homenaje. Como atea que soy, debo confesar que muchas de las explicaciones acerca de los pasajes de la Biblia me sonaron desconocidas, pero créanme que la sensación que me recorrió el cuerpo al ingresar al templo me dejó al borde de la lágrima.

Seguir leyendo “¡Dios te salve, Gaudí!”

Mercat de La Boquería en fotos

Esta vez la inspiración me abandonó, así que les dejo las fotos solamente. En cuando pueda escribir algo, lo haré. ¡Espero les gusten!

Seguir leyendo “Mercat de La Boquería en fotos”

Día 4: ¡Visca el Barça! Partido en Camp Nou

El 29 de diciembre del año pasado se me ocurrió entrar a la página del FC Barcelona. Claro, en seis días viajaría hacia España y como gran parte de mi estadía iba a ser en la ciudad catalana no me quise perder la oportunidad de visitar el Camp Nou, su museo y demás. Lo que no se me había cruzado por la cabeza era la oportunidad de ver un partido en vivo.

Miré los precios de las visitas al estadio y me parecieron razonables, además, no era necesario comprar para una fecha específica, sino que se podía utilizar hasta julio del 2013. ¡Fantástico!, pensé. Pero luego de mirar un rato la página, llegué al banner de ENTRADAS y me dio curiosidad saber los precios. El domingo 6 era el derbi contra el Espanyol, pero también era el día en el que todavía estaría en Madrid, por lo tanto se me hacía imposible ir. El siguiente partido de local era el domingo 27, el mismo día de la final del mundial. No pegaba una.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Seguir leyendo “Día 4: ¡Visca el Barça! Partido en Camp Nou”

York, pero sin el New

York, pero sin el New

Ya sé, esto es atemporal. La onda era poder escribir todo estando allá, pero realmente no tuve tiempo. Espero que los siguientes posts logren transportarlos nuevamente hacia el Reino Unido, en este caso a una ciudad fundada hace muchos, muchos años por los romanos: York. A continuación, la historia del día, que ya estaba escrita, pero nunca se subió. Enjoy.

Yo entiendo que hagan todas las cosas temprano, que sea una costumbre y tal, pero por el bien del turismo los negocios no deberían cerrar a las cuatro/cinco de la tarde. Hablo de York. Claro, salí de Edimburgo en tren y llegué a esa ciudad del norte de Inglaterra a las 15:30hs. Afortunadamente el hostel estaba cerca, así que luego de hacer el check-in y dejar las cosas en la habitación, ducha de por medio, salí a caminar.

Eran las 16:30hs y me llamó la atención ver varios negocios cerrados y otros que ya estaban bajando las persianas. Miré el celular para ver si había visto mal la hora, pero no. Eran casi las cinco de la tarde y se complicaba encontrar algún negocio abierto. No me importó mucho, la luz del sol iba a alumbrar hasta las 21 seguramente, y había muchas cosas por ver sin necesidad de comprar nada. Aunque debo decir que me quedé con las ganas de una merienda…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Seguir leyendo “York, pero sin el New”

El Hogwarts Express camino a Mallaig

El Hogwarts Express camino a Mallaig

The Jacobite es uno de los varios trenes a vapor que todavía circulan por el Reino Unido. Cuando estaba armando mi itinerario para cuando terminaran los Juegos encontré la página web que lo publicita y no tardé demasiado en convencerme de que tenía que hacer este viaje. Este tren en particular es uno de los que tiene el recorrido más alucinante y bello del planeta. Parte de este trayecto es el que se muestra en las películas de Harry Potter, cuando el Hogwarts Express parte hacia el Hogwarts.

Para poder tomarme ese tren primero tuve que viajar hasta Fort William, desde donde sale. Famosa por estar situada al pie de Ben Nevis el pico más alto del Reino Unido, esta ciudad está a cinco horas en tren desde Edimburgo, y de haber sabido que era tan linda y que había tantas cosas para hacer, me hubiera quedado más de un día.

El tren que me depositó en Fort William me paseó por Glasgow, Dumbarton Central (donde está el castillo de Dumbarton que habría sido habitado por William Wallace), Garelochead, Arrochar & Tarbet (hermosas vistas) y otros destinos que hubiera sido interesante visitar, si el tiempo me lo hubiera permitido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Seguir leyendo “El Hogwarts Express camino a Mallaig”

Edimburgo: día 1

Edimburgo: día 1

Escocia es encantadora. Cuando el micro que me trajo a Edimburgo estaba llegando a la estación pude divisar el castillo, sin dudas el mayor atractivo de la ciudad. Los edificios, en su gran mayoría con paredes de piedra de andá a saber de qué época, no superan los tres o cuatro pisos, lo que hace que las calles sean pintorescas.

Mi hostel quedaba en el número 3 de Queensferry Street y recuerdo que al despertarme en el micro, ya en Edimburgo, lo divisé desde mi asiento porque pasamos por esa calle. Obviamente quise saber qué tan lejos estaba de la estación; de modo que intenté memorizar las maniobras que hacía el micro. Eran varias cuadras según mis cálculos, y pese a que habíamos doblado varias veces y yo estaba medio somnolienta, creí estar bastante ubicada.

Lo primero que hice al llegar a la estación fue buscar un mapa de la ciudad para por si mi sentido de la orientación me fallaba y necesitaba ayuda para llegar. Desafortunadamente, el mapa no incluía Queensferry Street, así que apelé puramente a mi instinto. A las 7:37 de la mañana me dispuse a llegar a destino sin tomar ningún medio de transporte, y con el peso de bolso y la mochila encima. Debo decir que si bien no fue una idea desacertada, hubiera deseado viajar un poco más ligera… Seguir leyendo “Edimburgo: día 1”